Testimonio:

Clemencio y Cecilia

Viajando con una hija de 2 años y un hijo de 11 meses.

 

Tuvimos que abandonar Guatemala debido al crimen organizado allí. Ambos teníamos buenos trabajos y estábamos en una situación estable. Trabajé en seguridad en un centro comercial y mi esposo trabajó en seguridad en una fábrica. Hay muchas mujeres que no trabajan en Guatemala porque se considera extraño o la gente dice que la madre debería estar en casa con sus hijos. O si la mujer está trabajando, dicen que el hombre no debe ser capaz de mantener a su esposa. Pero disfruto trabajando y creo que es importante para mí ser independiente. No pude continuar a niveles superiores de la escuela, pero aprendí lo básico, incluso cómo leer y escribir. No veo el punto de desperdiciar esa educación y quedarme en casa cuando soy capaz de trabajar. Mi madre era madre soltera y me enseñó a ser fuerte y trabajar duro.

Entonces mi esposo y yo tuvimos una buena vida, pero por eso las pandillas comenzaron a extorsionarnos. Las cosas llegaron a un punto crítico cuando salí a la tienda con mi hija de dos años. Los hombres me pusieron una pistola en la cabeza y me dijeron que tenía que entregarles a mi hija. Me negué a hacerlo. Una madre no es nada sin sus hijos, nadie lo es. Conozco personas que han secuestrado a sus hijos de la misma manera y luego las pandillas cobran rescates extraordinariamente altos. Nuestra vecina tenía siete meses de embarazo cuando la mataron por no pagar la extorsión. Cuando la mataron, le dispararon en el estómago para asegurarse de matar al bebé también.

 

Entonces, después de que intentaron llevarse a mi hija, vendimos todo. Vendimos nuestra casa, todo lo que teníamos para pagarle a un “coyote”. Dijo que era una garantía, que llegaríamos a los Estados Unidos. Pero cuando llegamos a Altar, Sonora duplicó su precio. Lo que pensamos que nos estaban cobrando en pesos, dijo, era en realidad quetzales, lo que significa que era el doble de dinero. No teníamos tanto, así que tuvimos que pedirle prestado dinero a mi cuñado en los Estados Unidos.

 

Mi cuñado vive en Florida y estaba listo para recibirnos. Incluso nos había comprado boletos para viajar a Florida.

 

El “coyote” me dijo que cruzara primero con mi hijo de 2 años y luego, un par de días después, mi esposo cruzó con nuestro hijo de 11 meses. Fuimos detenidos por la Patrulla Fronteriza después de unas pocas horas de caminata. Desde el momento en que fuimos detenidos, los agentes de inmigración nos trataron muy mal. No querían darle fórmula a mi hija. Hacen que los niños se queden callados, quieren que simplemente se sienten y no hagan nada y les gritan a los padres si los niños son ruidosos.

El agente de la Patrulla Fronteriza que me entrevistó dijo que no deberíamos preguntarles nada porque era nuestra culpa que pusiéramos a nuestros hijos en esta situación. Dijo que nos estaban castigando para que no volviéramos, porque solo veníamos a quitarles la comida. Ni siquiera dijo lo que nos pasaría o que íbamos a regresar a México. Simplemente nos hizo firmar papeles en inglés. Me dijo que si no firmas, permanecerás aquí detenido durante uno o dos meses. Estaba desesperada porque mi hija no podía comer la comida que le daban allí, y no podía imaginar estar allí por más tiempo. Entonces firmé. No sabía que íbamos a regresar a México o que tendríamos una cita en la corte hasta que llegamos a Nogales.

De alguna manera, hubiera sido mejor si nos hubieran enviado de regreso a Guatemala. Tuve que dejar a mi hija de siete años allí y esperaba que, al estar en los Estados Unidos, pudiera ayudarla con sus estudios. México es aún más peligroso que Guatemala. Al menos en Guatemala podría intentar mantener a salvo a mi familia. Aquí en México no conozco a nadie y es muy malo. En la esquina más cercana a donde está el refugio, la gente solo espera a los migrantes para robarles.

 

Mis hijos están muy traumatizados por la experiencia. Mi hija no me deja bañarla porque los médicos detenidos le lavaron el cabello con agua muy caliente para eliminar los piojos. La asustaba, especialmente porque no sabía quiénes eran. Mi bebé llora constantemente ahora, y no solía llorar tanto antes.

 

Ahora veo que es imposible encontrar seguridad. No creo que otras personas deban pasar por esto con sus hijos. Y para aquellos en los Estados Unidos, les pido que pongan sus manos en sus corazones y reconozcan que todos estamos en necesidad. Que no deberían tratar mal a las personas porque todos somos seres humanos e hijos del mismo Dios.

Estas historias son de personas que llegaron al comedor de la Iniciativa Fronteriza de Kino en Nogales, México, de enero a marzo de 2020. Cada persona no solo dio permiso para que se compartiera su historia, sino que también expresó la importancia de las personas en los EE. UU. prestando atención a ellos y sabiendo más sobre su realidad. Hablan y comparten porque creen que si trabajamos juntos, otro mundo es posible.

Sitio web diseñado por Kat Rodriguez

Sitio web diseñado por Kat Rodriguez

Compartir en las redes sociales:

© The Way of Asylum