Testimonio:

"Un futuro para nuestra familia."

Somos una familia de 5 con nuestro hijo de 12 años, nuestra hija de 7 años y nuestro bebé que tiene un año y tres meses.

Somos una familia humilde.

 

En Guatemala teníamos trabajo y vivíamos en paz. Teníamos una panadería. Solíamos trabajar juntos y éramos buenos. Pero después vivimos con miedo. Durante 8 años pagamos tarifas de extorsión a las pandillas. Básicamente trabajamos solo para pagarles dinero y no fue suficiente para nosotros. Siempre quisieron la cantidad que pidieron y no dieron extensiones. Tenías que tenerlo listo. Después de pagarlo durante 8 años, nos pidieron 50,000 quetzales y no teníamos ese dinero.

 

Papá: sabíamos el riesgo de traerlos aquí, pero por su seguridad lo hicimos. Si alguien estuviera bien en su país, no necesitarían irse.

No es solo que nos hayan enviado aquí. La fecha de corte está muy lejos (no hasta el 25 de marzo). No conocemos a nadie, no tenemos nada. Nos sentimos muy tristes y desilusionados. También nos sentimos inseguros y cerrados aquí. No tenemos dinero para el autobús a Juárez. Nuestra familia nos envía un poco desde Oregón, pero no tienen suficiente para enviarnos lo que necesitamos.

 

Mamá: Me entristece ver sufrir a mis hijos.

 

Hacía mucho frío en la detención. Llegas húmedo del desierto y en lugar de aire caliente ponen aire frío. Nos detuvieron el 29 de diciembre y nos enviaron aquí el 2 de enero. Nuestro mensaje para la inmigración es que deberían estar más atentos a las necesidades de la gente. Que den mejor comida a los niños. Que preguntan por qué viene alguien.

 

Les pedimos que nos permitan quedarnos dentro [del país]. Nuestra familia nos puede ayudar. Están listos para recibirnos en Oregon. Sé que no podemos ingresar a otros países, pero este es un país grande y tiene los medios para ayudarnos. Les pedimos que nos den permiso para quedarnos.

 

Lo que queremos es un futuro para nuestros hijos. Que puedan estudiar, que vivan en paz, lejos del crimen. Los niños sueñan con ser policías y médicos.

 

Hijo: Pedimos que no nos discriminen porque todos somos iguales.

 

Mamá: Todos somos hijos del mismo Dios. No importa si somos bajos o altos o negros o blancos.

Estas historias son de personas que llegaron al comedor de la Iniciativa Fronteriza de Kino en Nogales, México, de enero a marzo de 2020. Cada persona no solo dio permiso para que se compartiera su historia, sino que también expresó la importancia de las personas en los EE. UU. prestando atención a ellos y sabiendo más sobre su realidad. Hablan y comparten porque creen que si trabajamos juntos, otro mundo es posible.

Sitio web diseñado por Kat Rodriguez

Sitio web diseñado por Kat Rodriguez

Compartir en las redes sociales:

© The Way of Asylum